Qué es el perdón, 5 consejos y beneficios del perdón

Todos hemos sido lastimados por otra persona en algún momento u otro. Aunque el dolor es normal, a veces ese dolor persiste por mucho tiempo. Revivimos el dolor una y otra vez, y nos cuesta dejarlo ir.

Esto causa problemas. No solo nos hace infelices, sino que puede forzar o arruinar las relaciones, distraernos del trabajo y la familia y otras cosas importantes. Quedamos atrapados en un ciclo de ira y dolor, y nos perdemos la belleza de la vida a medida que sucede.

Necesitamos aprender a dejar ir. Necesitamos poder perdonar, para poder seguir adelante y ser felices.

"El perdón no cambia el pasado, pero sí amplía el futuro". Clic para tuitear

Obviamente, lo correcto es perdonar y seguir adelante. Sin embargo, la mayoría de las personas encuentran que perdonar no es tan fácil como parece. Es mucho más fácil seguir culpando al malhechor y guardarle rencor durante todo el tiempo que podamos.

El problema es que retener el pasado hace que revivas el dolor una y otra vez. Como resultado, te quedas atascado en este enojado y acusador estado que te impide progresar y tener éxito en otros aspectos de tu vida.

Sí, perdonar a alguien es muy difícil. En el lado positivo, te beneficiará mucho más que a la persona que te lastimó. Entonces, además de ser lo más razonable, perdonar es excelente para ti y tu bienestar general.

¿Qué es el perdón?

¿Qué es el perdón?

Hablamos mucho sobre el perdón, lanzamos tantas consignas y, sin embargo, parece que todos tenemos ideas radicalmente diferentes sobre lo que realmente significa. Queremos saber cómo perdonar y, sin embargo, puede ser muy difícil lograr o practicar algo que realmente no entendemos.

Y entonces la pregunta sigue, ¿Qué es el perdón, y que significa realmente?

Antes de todo hay que dejar claro lo que no significa perdonar.

perdonar no significa

El perdón es la liberación del resentimiento; Reemplaza los sentimientos negativos que suelen albergarnos respecto a otra persona.

Perdonar no significa automáticamente una reconciliación. No tenemos que volver a la misma relación o aceptar los mismos comportamientos dañinos de alguien que nos ha lastimado.

El acto del perdón es ante todo para nosotros. Nos permite avanzar del pasado, en lugar de provocar amargura e ira para perturbar nuestro bienestar emocional. Estudios sobre el perdón confirma estos beneficios: se ha demostrado que el perdón eleva el estado de ánimo, mejora el optimismo y protege contra la ira, el estrés, la ansiedad y la depresión.

Llevar el dolor o la ira de alguna cosa que te dañó, lleva al cuerpo a liberar hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol. Eliminar el flujo de esas hormonas también puede explicar por qué el perdón proporciona beneficios para la salud física, como reducir el riesgo de hipertensión arterial y problemas cardíacos.

También igual de importante que perdonar, o quizás más importante, es aprender a reconocer tus errores y perdonarte a ti mismo. El auto perdón es a menudo el primer paso hacia una relación más amorosa y positiva contigo mismo y, por lo tanto, con los demás.

4 beneficios del perdón

1. El perdón elimina la ira tóxica

Ya sea que tu pareja te haya mentido o engañado, es normal que te enfades. Sin embargo, puede llegar a un punto donde esta ira se vuelve tóxica. En otras palabras, comienza a afectar otras partes de tu vida.

Por ejemplo, puedes comenzar a arremeter contra tus amigos o miembros de la familia, aunque ellos no sean la causa de tu dolor.

Además, permanecer enojado absorbe una gran cantidad de energía y tiempo. También puede afectar a tu salud física, como mencionamos anteriormente.

El hecho más frustrante de guardar rencor es que estás renunciando a tu poder para llevar una vida feliz. El hecho de que estés pensando en la persona que te ofendió significa que él o ella tiene control sobre tus pensamientos y sentimientos.

Cuando perdonas, recuperas este poder para tener el control. Para facilitar las cosas, intenta redirigir tu enfoque a otras actividades agradables como un pasatiempo o tu trabajo.

Ten en cuenta que perdonar no significa necesariamente que estés dejando que se salgan con la suya. Simplemente eliges concentrarte en cosas más sanas para ti y mejores para tu vida.

2. El perdón proporciona perspectiva

El perdón nos libera para prestar más atención a lo que sucede a nuestro alrededor.

No hay nada de malo en reaccionar cuando te sientes perjudicado.No hay que exagerar la situación ni darle más importancia de lo que se merece. En lugar de hacer un gran problema, trata de perdonar a los que te lastimaron.

El perdón ayuda a despejar tu mente; por lo tanto, te permite evaluar la situación desde una perspectiva diferente.

El perdón proporciona perspectiva

3. El perdón te hace compasivo

Cuando eres víctima de una situación dolorosa, puede ser difícil ver la situación desde otra perspectiva que no sea la tuya.

Pero puedes ser que la verdadera razón por la que alguien te dañó podría no tener absolutamente nada que ver contigo. La mayoría de las veces, las personas no te lastiman intencionalmente. Podrían tener problemas mayores que los empujaron hasta ese punto.

Cuando perdonas a alguien, te vuelves menos egoísta, sientes compasión, o incluso puedes llegar hasta entender a la persona que te perjudicó.

4. Perdonar ahora puede ayudarte a lidiar con personas difíciles en el futuro.

Es difícil aceptar que hay personas que pueden parecer geniales un minuto y horribles al siguiente. Es difícil aceptar el hecho de que hemos sido utilizados, manipulados o simplemente somos realmente ingenuos. El mundo no es todo arcoiris y mariposas, y no siempre podemos controlar lo que nos pasa.

Lo que podemos controlar es cómo hacemos frente a las personas menos estables, que están obligadas a pasar por nuestras vidas de vez en cuando.

El perdón puede ayudarnos a aprender objetivamente de nuestra desgracia. Al soltar todo el estrés exagerado, podemos centrarnos en beneficiarnos de la experiencia para futuras referencias. Por ejemplo, podríamos estar mejor preparados para detectar el verdadero interior de alguien desde el primer momento.

En realidad, incluso podrías estar agradecido por la experiencia. Una lección difícil ahora puede ahorrarte mucho dolor en el futuro.

El perdón es empoderar a la persona que elige perdonar. No esperes una disculpa, o que la persona que te lastimó cambie o vea la luz de repente.

Seguro que te gusta: La gente no cambia: ¿mito o verdad?

¿Cómo perdonar?

¿Cómo perdonar?

El perdón es un proceso complejo y complicado. Es algo con un poder inmensurable en el que también es increíblemente fácil fallar.

Aquí tienes una guía sobre el delicado arte del perdón. Está todo lo que te debes a recordar una vez que decidas que estás listo para perdonar a esa persona que te lastimó.

1. Descubrir exactamente por qué se cometió el error.

Da igual el tamaña error que estes intentando perdonar, el camino hacia el perdón siempre será más fácil si puedes entender qué sucedió realmente. Puede ser que la persona, tuviese motivos egoístas, estuviese equivocada, o que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado, pero tomarse el tiempo para encontrar una explicación razonable puede ayudarte a dejarlo pasar mucho más fácil.

2. Ser consciente de que tomará tanto esfuerzo como tiempo lograrlo.

No existe una línea de tiempo de perdón. Así que elimina cualquier expectativa de que tu proceso de perdón tomará una cierta cantidad de tiempo. Pensar que el perdón es algo que puede ser pasivo o logrado rápidamente es subestimar tus propias emociones y el poder del resentimiento. Como comprenderá cualquiera que haya intentado perdonar un error grave, no es tan fácil como pulsar un interruptor.

3. Ser consciente de que el perdón puede ser una expedición solitaria

El perdón puro no requiere la participación de la otra persona. Puedes perdonar a alguien que murió o a quien nunca volverás a ver. Es simplemente el proceso de superar el dolor, por lo que puedes elegir no aferrarte al rencor y seguir adelante con tu vida. El mismo consejo se aplica cuando se trata de perdonar a una persona que, por ejemplo, no entiende por qué podría sentirte herido, enojado o resentido. Aceptar y reconocer que el perdón se trata de ti y tus sentimientos, no de ellos, te permite ver tus sentimientos como algo que puede existir separado de una situación o circunstancia del mundo real.

 El perdón es una expedición  solitaria

4. Perdonar no significa que estás perdonando el error cometido o justificando el daño causado.

Otro desafío es cuando creemos que la persona no comprende del todo el dolor o el dolor que han causado. También podemos cuestionar nuestro propio respeto. Podemos sentir que nuestra vulnerabilidad, el núcleo de la intimidad, ha sido explotada. Si es posible, la comunicación honesta y abierta con la persona puede ser realmente útil en estas situaciones. Hacer que la persona que cometió el error reconozca sus sentimientos, así como el papel que desempeñaron en esos sentimientos, durante las primeras etapas del perdón puede ayudarte a encontrar la seguridad de que no está tolerando tus errores, solo tratando de ir más allá de ellos.

Y eso no significa que le estás dando permiso a alguien para lastimarte de nuevo.
El miedo es un obstáculo común para el perdón, lo que tiene mucho sentido. Es lógico preocuparse de que se vuelva a cometer el mismo error y que se abran de nuevo las cicatrices, pero permitir que este miedo te detenga es dejar que otra emoción negativa tenga poder sobre ti.

5. Perdonar no tiene por qué significar olvidar.

La presión de perdonar y olvidar puede ser abrumadora, porque al olvidar pierdes la barrera protectora emocional de la conciencia. No es malo recordar que alguien es capaz de lastimarte o cometer errores (todos lo somos, después de todo) y tener ese recuerdo no debería evitar que perdones a alguien. El perdón no incluye el olvido y, de hecho, si alguien te perjudica, es importante desconfiar de sus acciones futuras. Simplemente eliges no aferrarte al rencor, pero tu memoria aún funciona. Si bien los errores pueden ser perdonados, el daño que pueden causar sigue siendo real, así que nunca sientas que debes comprometerte a ignorar ese dolor para seguir adelante.

Comienza a perdonar ahora

Comienza a perdonar ahora

Perdonar nos ayuda a mantener nuestra energía limpia.

Cuando aceptamos el perdón, también aceptamos la paz, la esperanza, la gratitud, la alegría y el bienestar general. A medida que lo aceptamos, también aceptamos quiénes somos: el amor. Cuando perdonamos, estamos recuperando poder y control sobre nuestras propias vidas.

El perdón nos da libertad. De lo contrario, vivimos llevando esa deuda emocional con nosotros.

Comienza a perdonar con los pasos que mencioné anteriormente y también comenzarás a vivir una vida más feliz.

Es muy interesante: Qué es la motivación: los 6 mayores tipos de motivación

Deja una comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar a